Continuación de……….

https://abuelagapita.wordpress.com/2014/05/13/anochecer-y-amanecer-intermedios/

Tormenta
Tormenta.

La cigüeña que hizo su nido encima de la habitación del hospital, donde crió a sus polluelos, se hizo mayor y con sus pequeñas alas, alzó su vuelo y dando al principio, pequeños recorridos por los diferentes valles de la rioja, escogió el del Najerilla y en un pequeño pueblo llamado Camprovín, ¡se posó! Y el 28 de Marzo de 1923 fruto de unos padres donde todo era Amor, nació Ana María mi madre. ¡Hermoso pueblo que la vio nacer!  Vivió y creció entre una sociedad trabajadora y familiar, más preocupada por el sustento del día a día que por las rencillas y envidias que ella y su familia tuvieron que sufrir al estallar la guerra fraticida. Que por desgracia se convirtió en un pequeño trauma que arrastro toda su vida. Pero un día descubrió el amor y un joven guapo y apuesto, desencantado del mundo rural, la traslado a Logroño para empezar una nueva vida entre papeles, documentos, billetes y una ayuda complementaria para poder pasar aquellos años difíciles de las posguerra. Tuvieron tres hijos a los que cuido, mimó y educó. Siempre fue persona callada, pero a la vez comunicativa, nunca dejó de trabajar en su casa, fue una gran esposa y madre, Poco a poco todos fuimos cogiendo vuelo, y crió a sus nietos, pero la vida pasa y en ese pasar murió su marido, su compañero su dueño y señor al que dedico toda su vida, en especial los últimos años de mi padre al que se entregó con verdadera vocación de servicio. Pudo sobrevivir once años y medio sin el, donde poco a poco se fue sumiendo entre punto y ganchillo, telas y retales, pero                   ¡Ho desgracia! La vista le falla, y lo que para ella fue un gran entretenimiento pasó a ser su dolor. ¡todo fue dolor! Vio morir a sus dos hermanos  y se queda sola y entre ictus, diabetes , infartos y bronco pulmonías, decidió que ya no merecía la pena estar más en este mundo y poquito a poquito se fue apagando hasta que ayer a la una dejó este mundo para volar a otro nido para juntarse otra vez con sus seres queridos y si no es así se habrá reencarnado en una corderita blanquita y menudita que seguro que a estas horas ya está mamando de su madre oveja. Nunca olvidó a su pueblo y en ese pueblo, su cuerpo, descansará para siempre.

Nació con la restauración de la monarquia en España, y murió  ayer, el día del Corpus Cristi, proclamación, del Rey Felipe VI

Corderita.
Corderita.

Descansa en paz,  91 años de servicio, la corderita empieza su nueva vida.

Gracias a mi mujer Mayte y a mi hija María, y a cuantas personas me estais ayudando a pasar estos malos momentos. Gracias a todos.

Javier Villar

Canción que el Coro Alcalá interpreto a la despedida del féretro del funeral de Ana Maria, cuya una de sus componentes  y alma del grupo es Mayte a la que ella tanto queria, su “Pichona”.

Anuncios

6 comentarios en “Rayos y tormentas, final.

  1. Que bonito papa, gracias a ti por cuidar dia a dia de ella por mimarla por cocinarle por dormir con ella por darle sus medicinas, hay tantos “por” que poner que no acabaría nunca. Siempre la vamos a llevar en nuestro corazon, como digo yo, ahora no tengo un angel de la guarda tengo dos, al abuelito y a ella que se que me van a guiar en el camino y ayudar dia a dia, lo se. Y como dice mi medio riñon ( mi amiga susana) los angeles nunca mueren simplemente cambian de lugar, y asi va a ser. Y a partir de esta semana vamos a hacer la promesa que le dijiste volveremos que restaurar nuestros jueves, y asi estaremos como ella queria juntos todos otra vez. Te quiero papa no lo olvides nunca porfavor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s