Archivo de la categoría: Mundomayor

Lo relativo a la tercera edad

La jubilación del baby-boom en España, ¿motivo de preocupación?

abuelos de la mano

Blog Envejecimiento [en-red]

Antonio Abellán García, Rogelio Pujol Rodríguez. Departamento de Población, CSIC.

El baby-boom en España no fue tan pronunciado ni tan temprano como en otros países desarrollados. Estados Unidos, Canadá, Australia o Noruega, tuvieron un baby-boom muy definido y de considerable dimensión, iniciado justo después de la 2ª Guerra Mundial; Francia, Austria, Suecia, y otros europeos, tuvieron un baby-boom importante pero no tan destacado. Consideramos dentro del baby-boom español a los nacidos entre 1958-1977, años en que la cifra de nacimientos superó los 650.000 anuales; en esas fechas nacieron casi catorce millones de niños, 2,5 más que en los veinte años previos, 4,5 más que en los veinte años siguientes. La delimitación de este baby-boom es una convención, que puede considerarse arbitraria, pero aceptada.

En los años anteriores al baby-boom español los nacimientos también fueron muy numerosos, por lo que la “transición” en la llegada de las generaciones del baby-boom a…

Ver la entrada original 939 palabras más

Para envejecer felices.

 

8d02b155b005d5244f8bf66941c8160d

“Para envejecer felices hay que tener algo que hacer, algo que esperar y a quien amar”

Envejecer conscientemente,  quiere decir que tenemos que poner atención consciente al propio proceso y a los aspectos que lo rodean. La ciencia nos recomienda estar atentos y prestar más atención, porque eso nos hace más felices. Es, por poner un ejemplo sencillo, estar en el presente más que centrarse en el pasado (que ya no está) o el futuro (que no llegó). La felicidad es más accesible de lo que habitualmente se piensa, porque no tiene que ver con lo que tienes o no tienes, con lo que te pasa o no te pasa, sino con lo que piensas acerca de las cosas que tienes o que te pasan y con sentir que eliges en cada momento. La conciencia es una cualidad humana que todos tenemos pero muy pocos usamos. Consiste en mantener la atención en el momento presente sin juzgar nada. Pero no nos preparan para ser felices.

 

-Parece que nos resistimos a envejecer y tendemos a ocultar este hecho. ¿Quizás porque nos acerca a la muerte y tratamos de evitarla por todos los medios?

Las razones son muchas, pero básicamente vivimos en una sociedad más interesada en los aspectos estéticos que en los éticos, y el envejecimiento conlleva pérdidas que algunos rechazan porque se alejan de esos cánones estéticos. Si nos mantuviéramos en el presente, cada momento tendría su propia estética y belleza. Se prima lo joven, lo nuevo; pero la experiencia, la sensatez, la sabiduría, la forma de afrontar la vida tiene mucha potencialidad por parte de las personas mayores. En el medio rural es más fácil adaptarse cuando se van cumpliendo años, porque se escucha y se valora a los mayores, que participan más en la actividad social. El deterioro también nos acerca a nuestra propia finitud; no gusta y lo apartamos. Porque en nuestra sociedad todo tiene que estar en movimiento, con vida, con fuerza, y nos engañamos alejándonos de la muerte y apartando a los mayores.

 

-Sin embargo, cada vez vivimos más y mejor, en una época en la que ya no tenemos responsabilidades laborales y en la que podemos encauzar nuestra vida hacia actividades quizás más satisfactorias a nivel personal. ¿Hasta qué punto es necesaria la actividad para envejecer bien?

Es muy importante mantenerse activo, ocupado y sentirse útil en el envejecimiento. Se me ha quedado grabada una frase que leí respecto al hecho de envejecer bien, aunque no recuerdo de quién es. «Envejecer saludablemente es seguir manteniendo tres cosas importantes en la vida: algo que hacer, alguien a quien amar y algo que esperar». Esta frase encierra elementos claves como la esperanza, el amor y la actividad. Y también con vivir en el presente, que es nuestra atención consciente. Los hechos que nos ocurrieron en el pasado están en nuestro pensamiento, pero no en nuestra realidad del día a día. Aunque vuelvan una y otra vez, podemos elegir no estar en ello. Tampoco debiéramos preocuparnos por el futuro, que tampoco está. Hay que vivir el momento presente, que es donde se encuentra la felicidad, aderezada -claró está- con mantener estos tres elementos clave: algo que hacer (actividad en el presente), algo que esperar (de cada momento, de cada día), y alguien a quien amar (aspecto importante para prevenir la tristeza).

 

-¿Dónde habría que buscar nuevas metas en esta época de la vida?

Un primer punto importante son las relaciones sociales. Parecen disminuir en esta etapa y hay que buscarlas activamente. Los amigos y las personas de edad similar son un pilar para satisfacer esa necesidad de amor, además de la familia, claro. También hay que encontrar un objetivo, una meta, y hacerlo activamente; con libertad para elegir lo que te apasione, sabiendo a qué le quieres dedicar una gran parte del tiempo. Cada uno debe encontrar qué le motiva, pero que sea una actividad diaria y no cada quince días o una vez al mes.

 

-Hay gente mayor que no consigue adaptarse a sus nuevas circunstancias y vive anclada en su vida pasada. ¿Qué se debe hacer para dar la vuelta a esta situación? 

En mi opinión son personas que están en el recuerdo de lo que antes hubo. Los recuerdos alimentan mucho el presente, pero debemos centrarnos en el presente. Se puede comenzar por respirar, que es lo más presente que tenemos. Y no podemos respirar por lo que no respiramos ayer, ni podemos hacerlo por lo de mañana. Yo recomiendo atender a la respiración diez minutos al día para entrenarse a estar en el presente. Y luego, ver con qué cosas puedo y me apetece aderezar mi día a día, e ir a por ello. Cada persona tiene algo en mente, pero a la hora de la verdad no lo lleva a cabo por pereza, renuncia, por considerarlo poco importante, por falta de creatividad o por obstáculos familiares. Hay que creer para crear. Aunque parezca un juego de palabras, todo lo que se escapa de nuestra conciencia, de nuestro pensar, de hecho, no ocurre. Si no lo crees es difícil crearlo, llevarlo a cabo.

 

-¿Habría que abandonar la idea de vejez como déficit y fortalecer la de oportunidad? Sin embargo, para ello hay autores que ven la necesidad de potenciar políticas de integración que abran espacios participativos y favorezcan actuaciones inclusivas, incorporando el auténtico concepto de envejecimiento activo.  

La idea es buena, pero el problema es que los mayores envejecen de forma aislada y no como grupo social. Y respecto a las políticas, ya se sabe, interesa lo que interesa y en el momento adecuado; aunque es verdad que con el aumento de la esperanza de vida empieza a importar este grupo social, porque tiene suficiente repercusión sobre el sistema económico y social. Hay que potenciar espacios de encuentro y facilitar que se puedan llevar a cabo los proyectos, y que los espacios no sean únicamente residencias, centros de día o viajes de mayores. Hay que facilitar el día a día ordinario, no extraordinario. Pero cada persona, además, tiene su responsabilidad para consigo misma. Debemos ser sujetos activos y no pasivos que esperan a que les orienten las actividades.

 

-En ese sentido, también se ve imprescindible por parte de algunos autores ofrecer a la población más mayor la posibilidad de tomar parte activa allí donde se identifican sus necesidades y se adoptan las decisiones que les conciernen. ¿Es importante que sientan que aún se les escucha y que tienen posibilidad de adoptar decisiones en lo que respecta a sus vidas?

No es que sea importante que sientan que se les escucha, sino que realmente tienen mucho de decir. No se aprovecha el potencial, la sabiduría o los recursos que tienen. Y quizás mucha gente mayor tenga más para enseñar que para aprender. Empiezan a proliferar algunas iniciativas de barrio en las grandes ciudades, pero es un reto porque hay mucha dispersión en las grandes ciudades, los barrios cuentan con los recursos que cuentan y a veces se pospone lo que no es prioritario. Pero los mayores son prioritarios y no es que hayan cumplido su etapa; son un activo social.

 

-También son importantes otros aspectos como la actividad cognitiva, el ejercicio físico saludable, unos buenos hábitos de salud y nutrición, la autoestima y cierto nivel de compromiso social.

Muy importantes. La gran mayoría de la gente mayor descuida la alimentación y muchos ni siquiera tienen conciencia de lo importante que es realizar ejercicio cada día. No solo caminar, sino ejercicio moderado que no fatigue. Todas las practicas físico-mentales como el yoga, pilates o taichi tienen tasas muy bajas de abandono; sin embargo, no se inician en estas edades con la disculpa de molestias músculo-esqueléticas, y quizás porque nadie les explica  que con ello pueden prolongar muchos años su calidad de vida y su actividad, prevenir caídas, mejorar el sueño y un largo etcétera psicosocial. Pero, sobre todo, hay que cuidar la mente, lo que pensamos, porque ello nos lleva a sentirnos de determinada manera, y si no somos conscientes nos sumergimos en la desesperanza, el miedo, la tristeza. Cada persona es responsable de eso y solo ella puede cambiarlo.

 

-Una psicóloga francesa, Marie de Hennezel, afirma que es posible que el desarrollo de la demencia senil pueda relacionarse con el hecho de no estar en paz con la historia propia. ¿Qué opina usted al respecto? 

Estoy absolutamente de acuerdo con que lo emocional tiene muchas repercusiones sobre la salud física en todas las etapas vitales. Hay investigadores de las emociones que explican las enfermedades que generan el resentimiento y el rencor, enfermedades del enfado y de la tristeza. Uno de los puntos clave de la psicología positiva es la gestión del perdón, precisamente para evitar el sinfín de problemas que genera el resentimiento, el rencor, el estar atados a lo que nos pasó. Afortunadamente, nuestro pensamiento podemos cambiarlo. Somos responsables en gran medida de lo que nos amargamos, de lo que odiamos y rechazamos. Es la mente la que manda. La cuestión es darse cuenta; ser conscientes de cómo nos sentimos. Cuando pensamos ciertas cosas, debemos darnos cuenta de que nos hacen sentir de determinada manera. Parece que lo razonable sería que nos enseñaran la importancia de estos aspectos desde la infancia e ir construyendo la propia vida, ajustando la paz y la serenidad en cada etapa; pero, en ningún nivel de la enseñanza se atienden estos aspectos humanos que nos ayudan a generar capacidad para integrarlo todo.

 

-Cuanto más mayores nos hacemos, también es mayor el miedo a sufrir una enfermedad grave y a morir. ¿Cómo se puede disminuir esa sensación? 

De nuevo aparece el futuro, el estar en el futuro. Nadie sabe con seguridad qué nos va a pasar. Pensar alguna vez está bien, pero mantenerse en el miedo o en la incertidumbre no aporta nada saludable a nuestro presente, ni cambia nada; al contrario, la sensación va a ser de mucha inseguridad. Todo lo que hemos ido nombrando son ayudas para prevenir el miedo. Es más saludable pensar en qué quiero y en mi intención de estar bien cada día, en querer disfrutar de lo que la vida me ofrece en cada momento, en estar contenta y agradecida. Esto sí que puedo elegirlo. El bienestar sencillamente aparece cuando uno se dice este tipo de cosas.

BEGOÑA CARBELO:  ES DOCTORA EN PSICOLOGÍA Y PROFESORA EN EL CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS DE LA SALUD SAN RAFAEL-NEBRIJA DE MADRID. PARTICIPÓ EL 3 DE ABRIL EN EL XXI CONGRESO DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE ENFERMERÍA GERIÁTRICA Y GERONTOLÓGICA CELEBRADO EN DONOSTIA BAJO EL TÍTULO “LA AVENTURA DE ENVEJECER”.

Dia-del-abuelo

Nuestros viejos, perdón, Mayores.

Nuestros Mayores.
Nuestros Mayores.

Los más hermosos seres quienes al igual que los niños, necesitan tanto de nosotros, pero son muchos los detalles que se desvanecen por insensibilidad y descuido, sin tomar en consideración las alteraciones que sufren por el viejo amigo tiempo.
Son tan completos, con todo un cúmulo de experiencias, sabiduría, logros, historias, valores y amores… tienen todo cuanto necesitan para compartir con sus seres queridos, pero la mayoría de las veces son ignorados por nosotros, los que somos sus hijos, sus nietos … sus amigos.
¿Cuántas veces los hemos arrojado lentamente a un rincón donde ya no podrá hablar, ni opinar?, pues si emite su opinión será censurado y en muchos casos maltratado por la familia. Se quedan solitarios recordando esos viejos momentos que vivieron cuando eran importantes y necesarios en la casa, cuando podían sonreír por las travesuras que sus niños hicieran en el parque o en la escuela; todo un conjunto de actividades que ya no pueden desarrollar porque sus cuerpos ya no responden como antes.
Lejos y ensimismados algunos no soportan su realidad y llegan a tomar medidas tan extremas como el suicidio. Recuerdas cuando eras niño y decías que tus padres no te querían.

Ya su tiempo está declinando, los granos de arena ya fueron casi por completo consumidos por el reloj… el viento se acerca más y más para romper el cristal del reloj y ya no habrá momento para volver atrás, para decirles lo mucho que les necesitamos, que los amamos y agradecemos todo cuanto han podido hacer por nosotros… y se irán con ese vacío de soledad.

La longevidad (vejez) ocasiona arrugas, el cabello se encanece, aumentan los dolores de los huesos, temblor, pérdida de la visión y del oído, pérdida de la memoria inmediata y capacidades intelectuales, sentimientos de inutilidad, pérdida de la autoestima, aparece el estado de infelicidad, ensimismamiento, síndrome depresivo, sentimientos de inutilidad, frustración, pesimismo, se tornan exigentes y con una sobredosis de angustia, la expresión facial se modifica, descienden los tejidos del cuello, se pierde el vello, se alteran las tallas y posturas, disminuye la fuerza y tonicidad muscular, menopausia en el sexo femenino, se reduce y tiende a desaparecer la erección y eyaculación en el sexo masculino (andropausia)… pierden  a sus familiares, compañeros, amigos, la sociabilidad se degrada… todo lo han perdido.

Nuestra forma de tratarlos no les ayuda a superar sus carencias, por el contrario se acentúa su soledad y abandono. Los arrojamos en residencias y en otras fundaciones donde jamás lograrán reemplazar nuestra participación en el proceso de terapia, por el contrario, se requiere tu participación plena en el hogar.
Pero en estos hogares de cuidado diario, es cierto que se trata de equilibrar el espíritu del anciano, estimulándolo, dándole mucho amor, de atención médica y psicológica, pero esto no es suficiente, porque ellos son llevados a estos centros y muchas veces por carecer de familia, abandonados allí como un mueble viejo que jamás volverán a visitar.
El calor del hogar fortalece el espíritu, compartir con los seres más importantes y ser comprendidos por ellos, estimula para sentir que todavía nos necesitan. Pero si ellos no aceptan pensar, hablar y opinar como la familia lo necesita son maltratados.
Ellos necesitan más amor, mayor comunicación y ser estimulados a intentarlo una vez más, cuando se tropiezan y caen.

No se imagina uno lo que puede ser la soledad de la vejez, hasta que ella empieza a aparecer día a día ante nuestros ojos, en el rostro lleno de arrugas del anciano que pasa sus días esperando la llegada de un hermano que jamás vendrá a visitarlo, o en el silencio de una anciana que reza por unos hijos que no han vuelto a preguntar por ella, o cuando no hay respuesta para la anciana que, desde su silla de ruedas, pregunta: ¿qué me va a mandar, doctora, para que se me quite la tristeza?. No se entiende bien la realidad de aquel verso de Gustavo Adolfo Bécquer: “Dios mío, ¡qué solos se quedan los muertos!”.

Debemos comenzar por cambiar nuestras palabras, porque estas hieren. Es que las palabras son tan despectivas a veces, sin darnos cuenta lastimamos a nuestros seres queridos.

¿Deberíamos gritarles cuando dos veces nos hagan la misma pregunta?
¿Deberíamos hacernos los sordos cuando nos reclamen o aconsejen? ¿Deberíamos implantarles una personalidad que solo responda a nuestras propias conveniencias?
¿Deberían cuidar niños y encargarse de toda la responsabilidad de un hogar, mientras que trabajamos, paseamos o bailamos?
¿Será necesario internarlos en geriátricos?
¿Porqué no los estimulamos a intentarlo a una vez más?
¿Porqué no les demuestras que pueden contar contigo, así como cuando niño tu podías contar con ellos, en las buenas y en las malas…?
¿Debes sentir vergüenza cuando camines con ellos en las calles… frente a tus amigos?
¿Porqué se enrolla tanto la gente para expresar el amor a nuestros seres queridos, si al final de tu vida, también tu serás un anciano y de igual forma, la muerte estará cerca de ti?
¿Acaso no te has dado cuenta que solo cuando muere la gente tu te dispones a decirle cuánto les has querido y cuánto los necesitas…?

¿Porqué esperar tanto…? Hazlo ahora, porque nadie es adivino y todos necesitamos ser amados.
Vive el amor siendo diferente a la humanidad enferma de soledad, vive en la plena libertad que te brinda el amor… vive y lucha por un mejor amanecer, vive el presente a plenitud, porque de verdad ni tu ni yo sabemos cuándo vendrá el espíritu de la muerte… se romperá el cristal del reloj… y los granos de arena se regarán en el suelo, marchitándose la flor y solo quedará el silencio y tu espíritu volando libre, al fin, como una golondrina.

Nunca hagas lo que no te gustaría que te hicieran, te recuerdo amigo mío que tu algún día también serás un anciano… de ti depende si la historia no se repite…

Que Dios nos ayude a sembrar amor en el corazón de nuestros ancianos, porque todo el esfuerzo que podamos aportar para ayudar es valioso, no te resistas a luchar y seguir viviendo. Ellos merecen todo cuanto necesitan, porque vale la pena amar a nuestros ancianos…

Hijos y padre.
Hijos y padre.

Reflexión para los hijos.

Dos amigos se encontraban tomando un café y uno le comenta en tono de queja al otro:
– Mi mamá me llama mucho por teléfono a la oficina y solo para pedirme que vaya a conversar con ella, siempre la misma queja,  que “se siente sola”; la verdad yo voy poco y en ocasiones siento que me molesta su forma de ser. Ya sabes como son los viejos: Cuentan las mismas cosas una y otra vez y sin mencionar de los achaques que estrena cada día; y bueno, como tú sabes, nunca me faltan los compromisos: Que el trabajo, que los amigos, la Asociación…. En fin, sabes como es, No?………
El otro amigo se queda callado, y luego responde:
Yo en cambio, converso mucho con mi mamá; cada vez que estoy triste, voy con ella; cuando me siento solo o cuando tengo un problema y necesito fortaleza, acudo a ella y ella me conforta, me da fortaleza, y siempre termino sintiéndome mejor.
Caramba – se apenó el otro – Eres mejor que yo.
No lo creas, soy igual que tú, o al menos lo era, respondió el amigo con tristeza. En realidad visito a mi mamá en el cementerio. Murió hace tiempo, pero mientras estuvo conmigo, tampoco yo iba a conversar con ella pensaba y sentía lo mismo que tú.
Y no sabes cuanta falta me hace ahora su presencia, cuánto no daría por sentir las caricias que con tanto amor me prodigaba, y que rechazaba porque “ya no era un niño”; ah, cuánto me pesa no haber escuchado todos los consejos que me daba, cuando con torpeza le decía: “Yo sé lo que hago”, y por ello cometí muchos errores.
Ay amigo, si supieras ahora como la busco, y ahora es mi mejor amiga.
Cuando sentado en la tierra fría del camposanto mirando solo su foto en el muro gris, en el que le puse “te amo”, (palabras que nunca escuchó de mis labios), le pido que me perdone por haber sido tan frío, por las veces que le mentí, y por los muchos besos que no le di, más el silencio me responde y cuando una brisa acaricia mis mejillas, sé que ella me perdona.
– Mira con ojos empañados a su amigo y luego dice:
– Discúlpame este arranque, pero si de algo te sirve mi experiencia, conversa con ella hoy que la tienes, valora su presencia resaltando sus virtudes que seguro posee, deja a un lado sus errores, que de una u otra forman parte de su ser. No esperes a que esté en un cementerio porque ahí la reflexión duele hasta el fondo del alma, porque entiendes que ya nunca podrás hacer lo que dejaste pendiente, será un hueco que nunca podrás llenar. No permitas que te pase lo que me pasó a mí­.
En el camino, iba pensando en las palabras de su amigo. Cuando llegó a la oficina, dijo a su secretaria: Comuníqueme por favor con mi madre, no me pase mas llamadas y también modifique mi agenda porque este día lo dedicaré a ella!.
Valoremos ahora,  al ser más bello que Dios nos dio en este mundo, nunca nos olvidemos del amor tan inmenso que nos tiene y  su  entrega total por nosotros,  no esperemos que ya no esté,  para darnos cuenta cuanto significó y cuanta falta nos hace.
¡No dejes pasar este día sin decir ‘te amo’.

im-nor-0236

Los 40 razonamientos de Abuelagapita para cuando seamos “mayores”

6

Mis queridos amigos después de unos meses de ausencia, por motivos familiares y de mi traslado de residencia, retomo el contacto con todos vosotros con este impresionante manifiesto de una señora de 90 años. Ella nos da  los siguiente consejos:

A fin de festejar mi madurez, me senté a escribir las 40 lecciones que aprendí de la vida:

1. La vida no es justa, pero a pesar de todo es bastante buena.
2. Cuando tengas alguna duda, simplemente da el primer pasito.
3. La vida es demasiado breve como para desperdiciarla odiando gratuitamente…
4. Tu lugar de trabajo no te va a atender cuando estés enfermo. Pero tus amigos y tus padres sí, así que mantente en contacto.
5. Paga a tiempo todas tus deudas.
6. No tienes que salir ganando en todas las discusiones. Está de acuerdo con el desacuerdo.
7. Llora junto a otra persona. Es mucho más eficaz que llorar solo.
8. Está bien hablar con Dios. Él nos escucha.
9. Empieza a ahorrar para cuando te jubiles, empezando con el primer sueldo que recibas.
10. En lo que a chocolates se refiere, no vale la pena resistirse.
11. Haz las paces con el pasado para que no interfiera en tu futuro.
12. Está bien que tus hijos te vean llorando.
13. No compares tu vida con la de los demás. Nunca se puede saber…
14. Si hay una relación interpersonal que hay que guardar en secreto, no formes parte de ella.
15. Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. Si te mereces algo, Dios te lo va a dar.
16. Respira profundamente. Es muy tranquilizante.
17. Descarta todo aquello que no uses, o no sea bello o no te cause alegría.
18. Todo lo que no te mata, en realidad te fortalece.
19. En lo que se refiere a hacer las cosas que te gustan en la vida, nunca aceptes “no” por respuesta.
20. Usa las velas más bonitas, la ropa más bonita, la fragancia más bonita. No guardes nada para una “ocasión especial”. Hoy es ese día especial.
21. La erudición que obtiene la persona nadie puede quitársela.
22. Nadie está encargado de tu felicidad, fuera de ti mismo.
23. Sé extravagante hoy. No esperes a la vejez para empezar a usar ese traje violeta.
24. Toma las así llamadas “desgracias” en la debida proporción. ¿Acaso dentro de cinco años todavía van a tener importancia?
25. Perdona a cada persona por cada cosa que te hace.
26. Que no te importe lo que los demás piensen de ti.
27. El tiempo lo cura casi todo. Dale tiempo.
28. Por peor que pueda ser una situación, al final va a cambiar.
29. No te tomes a ti mismo tan en serio. Los demás tampoco se toman en serio.
30. Cree en los milagros.
31. Dios te ama, porque así es Él. No porque Le hayas hecho o no hayas hecho algo.
32. Envejecer es muchísimo mejor que la otra alternativa (morir joven).
33. Al fin y al cabo, lo único verdaderamente importante es el amor.
34. Sale a dar un paseo todos los días. Hay milagros en todas partes.
35. La envidia es una pérdida de tiempo. Ya tienes todo lo que necesitas.
36. Lo mejor todavía no llegó.
37. No importa cómo te sientas – levántate, vístete y sal de la casa.
38. La vida no viene envuelta de regalo, pero sí son un regalo.
39. Los amigos son los familiares que nosotros mismos elegimos.
40. Se estima que el 93 % de las personas que reciban este mensaje no lo van a difundir.

Un texto muy simple y a la vez maravilloso. Conviene imprimirlo y leerlo todos los días
Lo escribió una anciana de noventa años de edad, oriunda de Cleveland, Ohio, USA. Si eres uno del 7 % que sí lo va a difundir, pues hazlo ahora!

san2

La mala jubilación. Un relato corto de la realidad.

 

 

La jubilación para "disfrutar"
La jubilación para “disfrutar”

Mario, una vida ejemplar, nacido en una familia acomodada de Bilbao, su padre el señor José fue director de banca y de Bilbao, sobre todo de Bilbao. Mario estudiando económicas en Deusto y siendo uno de los pocos afortunados que pudo estudiar tuvo que dejarlo todo para ir al frente allá por el año 1937 para defender Bilbao en los montes de Urkiola. Realmente no disparó ni una sola vez pues se le encomendó la cocina del frente, claro, un futuro economista y con la influencia de su padre no iba a estar en la primera línea.

Cuando se acabaron los tiros, no lo pasó tan mal, no le faltó de nada y pronto empezó a trabajar en banca antes incluso de terminar sus estudios, alguien debía gestionar el dinero de la industria que volvía a resurgir, gloria al milagro económico, aquí hay trabajo.

Mario, querido por sus siete hijos y sus dieciséis nietos y sus futuros cinco bisnietos y sus tres exnueras y también por su mujer y especialmente por los compañeros de todas las sucursales bancarias que ha supervisado y dirigido. Hasta Azkuna le dio la medalla de oro de la ciudad de Bilbao por toda su trayectoria y su trabajo por y para la gran urbe.

Y llegó el día, el día del descanso, el día del reconocimiento, el día en el que podrá dedicarse de lleno a su afición, esa que tanto le ha entretenido y en la que encontró en un pasado una manera de canalizar el estrés por el trabajo…

Mario, ¿cuál es tu afición?… Pensar y temer el día de mi jubilación, supongo…

¿En qué se basa?… En preguntarme cosas y no saber qué responderme.

Si usted Señor Mario no sabe responderse, ¿quién puede responderle?

No lo sé, no le he preguntado a nadie, veré la televisión.

Mario pasa los días aburrido, sentado frente al televisor, su asistenta le hace la comida, le plancha y le limpia la casa, su mujer pasa de todo y su familia viene a verle igual que antes, no le dejan el cuidado de sus nietos, están en las actividades extraescolares hasta la hora de la cena, total ¿para qué?, ni siquiera sabe cómo tratar con niños, Mario está solo, siente que ha perdido años de su vida trabajando de sol a sol para conseguir el reconocimiento de su amada ciudad.

Mario, ¿qué piensa tu mujer de todo esto que sientes?… No hablamos de esas cosas, a mi mujer le gusta comprar cosas inútiles y déjala, no la quiero distraer.

En la plaza de Unamuno la gente entra y sale de la boca del metro, nadie le reconoce, a nadie tiene a quién contar que fue reconocido por Azkuna. Ha dejado de pensar, todo le parece inútil si no obtiene beneficio económico.

¿Es esta una de las cuestiones que hace que los mayores tengan una de las mayores tasas de suicidio?, según Mario no. Dice que solo es aburrimiento, ¡cuidado!, el aburrimiento arrastra a la depresión y la depresión mata. Mata el entorno, mata a la persona y a su historia, mata a las familias.

Mario sentado en la misma plaza se queda inmóvil, ahí pasmado mirando hacia el metro pasa una hora, dos, tres, apenas parpadea, se le ve con el rostro un poco desencajado, pero poco, sigue siendo Mario, cuatro horas. Mario quiere hablar y decir a alguna de esas 351 almas que han pasado frente a él que le ayuden, pero ahí sigue, la gente le mira, hasta quien ha pasado tres veces frente a él le mira y solo le mira.

Mario, ¿te acuerdas de las patatas que hacías en Urkiola?, ¿te acuerdas de cuándo tus compañeros del batallón confiaron sus ahorros a tu gestión?, ¿te acuerdas de tu familia?, ¿cuántos ictus de repetición has sufrido ahí sentado?, ¿cuántos hubieras tenido si mantuvieras una vida más activa?, ¿y si hubieras vivido con los pies en la tierra como en el 37?.

Condenado a ir del hospital de Cruces a la residencia con medio cuerpo inútil, con el área del cerebro encargada del habla encharcada en sangre hace gestitos para hacerse entender, ya no llevará corbata pues el auxiliar no sabe hacer el nudo y total ya ¿para qué?.

Bravo Mario, ahora tienes las respuestas a tus preguntas sobre el día de tu jubilación, no hace falta que pienses más, los demás pensarán por ti y te harán el horario de las actividades del centro.

Ya no hay vuelta atrás, pero Mario, si no puedes decirnos con palabras, dinos con pensamientos que mantener las aficiones son necesarias, que seguir con una vida cultural activa, cuidar a los de tu entorno, además de comer bien y levantarte del sillón del despacho y tener un plan para el día del descanso es garantía de una vida activa, feliz y estimulante. Una jubilación feliz.

¿Dónde estarías Mario, si te hubieras respondido algo de esto?

Perdóname Mario, te oculté las respuestas, cuando las sabía cómo puedes ver desde hace años.

Eskerrik asko Mario por hacerme ver la responsabilidad que tus nietos tenemos en tu cerebro encharcado, pero tranquilo, te iremos a ver en Nochebuena.

*Publicado en Envejicimiento en Red. El 18/11/2014.

*Mario es un personaje ficticio basado en pacientes conocidos por el autor.

¡Cierto!
¡Cierto!

¡Por cierto! me gustaría saber vuestra opinión. Deja un comentario.

Próximo ejercicio obligatorio de la escuela de Abuelagapita.

 

Generaciones.
Generaciones.

¡Que cierto es! ¡como se nos pasa la vida! día tras día,mes tras mes, año tras año y cuando ya te das cuenta y miras hacia atrás, lo único que ves es un abismo de recuerdos, de seres queridos que nos dejaron y de niños que….. ¡de repente! ya son parte de otro núcleo familiar que ¡por suerte! también es tuyo. ¡Que bonito es compartir mesa varias generaciones! unidos por lazos familiares y escuchar reflexiones con diferencias de edades importantes entre ellos. ¡Cuanto se aprende escuchando! y que importante es el tiempo que”perdemos” con Nuestros Mayores.
Tengo una idea, porqué no juntáis a varias generaciones de vuestras familias y jugáis a contar “batallitas” como hacen los abuelos con los nietos, seguro que al final conocéis más cosas de vuestros antepasados. Me lo contáis en algún comentarios.

Mirar al futuro.
Mirar al futuro.

 La salud de abuelagapita en 33 tips.

Un saludable ejercicio.
Un saludable ejercicio.

1. Si con el tabaco no haces el burro tu salud tendrá un mejor futuro.

2. Azúcar a toneladas ► diabetes a horcajadas.

3. Para la ‪hipertensión correr es una buena opción pero con moderación. ¿Quieres andar? Nada que objetar, la cuestión es un poco de acción.‬

4.‪‬ Niveles de azúcar peligroso si no te mueves un poco.

5. ‪‬Las comidas fritas para tu peso y salud están proscritas.

6. Para tu salud un buen dormir es un mejor vivir.

‪‬7. Ejercicio regular ➞ El trabajo de tu ‪corazón hará menguar y tu salud va a mejorar. ‬

8. Para que tu ‪salud dure más que un pergamino ➨ Hacer deporte es el camino. ‬

9. La obesidad ha de ser evitada y con ejercicio será eliminada y tu‪ salud mejorada‬.

10. Tú mismo haz el “burro” con la comida y la bebida y el‪ cáncer te puede dar la bienvenida. ‬

‪‬11. Para prevenir un infarto el estrés lo has de pasar por alto.

12. Ejercicio con amor para gente mayor.

‪‬13. Colesterol malo derrotado con ejercicio a diario y moderado.

14. Para una buena salud haz de tu alimentación una gran virtud.

‪‬15. Abusar de bollería industrial ➨ Difícilmente tu peso será normal.

16. Una melodía para tu oído es miel. Una buena alimentación para tu‪ salud es un bien. ‬

17. Póker de riesgo para sufrir ‪hipertensión: fumar, no ejercicio, estresarte y mala alimentación. ‬

18. El coche has de aparcar y siempre que puedas es mejor andar.‪‬

19. No beber agua para tu riñón es una traición.

20. Controla la sal o la ‪hipertensión te va a asaltar. ‬

‪‬21. Con el tabaco haz una reflexión: para evitar en el pulmón crezca una “mala formación” ‪‬

22. Las prisas a la hora de comer te has de guardar así la ‪diabetes no te vendrá a “saludar”.‬

‪‬23. Cigarrillo encendido ✝ pulmón malherido.

‪‬24. Estrés creciente ➨ Úlcera mordiente.‪ ‬

‪25. Si comes mucha golosina tendrás a la ‪diabetes como amiga. ‬‬

‪‬26. Obesidad al poder tienes mucho que perder.

‪27. Muchas grasas y pocas ensaladas: arterias colapsadas.‬

‪‬28. Si tu tabaco has exiliado ➨ Tu pulmón has limpiado. ‬

29. Si tu deporte es el sillón-bol será fácil que aumente tu colesterol.

30. El corazón llora. Está de duelo ➨ Déjale un pañuelo. Le gusta hacer ejercicio y tú nunca encuentras el tiempo preciso.

31. Con estrés no puedes vivir, te costará dormir y tu salud se va a resentir.

32. Del estrés nadie está exento aunque vivas en un convento.

33. Abuelagapita recomienda una minisiestita tras una buena comidita.

Siempre hay algo con lo que podemos disfrutar.
Siempre hay algo con lo que podemos disfrutar.

Sentimientos de Abuelagapita, para no enfermar.

 

 

14 - 1

Si no quieres enfermar…

Habla de tus sentimientos.

Emociones y sentimientos que son escondidos, reprimidos, terminan en enfermedades como: gastritis, úlcera, dolores lumbares, dolor en la columna.
Con el tiempo, la represión de los sentimientos degenera hasta el cáncer.

Entonces, vamos a sincerar, confidenciar, compartir nuestra intimidad, nuestros “secretos”, ¡nuestros errores!…

El diálogo, el hablar, la palabra, ¡es un poderoso remedio y una excelente terapia!

Si no quieres enfermar…
Toma decisiones.

La persona indecisa permanece en duda, en la ansiedad, en la angustia. La indecisión acumula problemas, preocupaciones, agresiones.
La historia humana es hecha de decisiones.
Para decidir es preciso saber renunciar, saber perder ventajas y valores para ganar otros.
Las personas indecisas son víctimas de dolencias nerviosas, gástricas y problemas de la piel.

Si no quieres enfermar…
Busca soluciones.

Personas negativas no consiguen soluciones y aumentan los problemas.
Prefieren la lamentación, la murmuración, el pesimismo. Mejor es encender un fósforo que lamentar la oscuridad.
Una abeja es pequeña, pero produce lo más dulce que existe.
Somos lo que pensamos. El pensamiento negativo genera energía negativa que se transforma en enfermedad.

La luna, fuente de ternura.
La luna, fuente de ternura.

Si no quieres enfermar…
No vivas de apariencias.

Quien esconde la realidad: finge, hace poses, quiere siempre dar la impresión de estar bien, quiere mostrarse perfecto, bonachón, etc., está acumulando toneladas de peso…
Es una estatua de bronce con pies de barro.
Nada peor para la salud que vivir de apariencias y fachadas. Son personas con mucho barniz y poca raíz.
Su destino es la farmacia, el hospital, el dolor.

Si no quieres enfermar…
Acéptate.

El rechazo de sí mismo, la ausencia de autoestima, hace que nos volvamos ajenos de nosotros mismos.
Ser uno mismo es el núcleo de una vida saludable.
Quienes no se aceptan a sí mismos, son envidiosos, celosos, imitadores, destructivos.
Aceptarse, aceptar ser aceptado, aceptar las críticas, es sabiduría, buen sentido y terapia.

Si no quieres enfermar…
Confía.

Quien no confía, no se comunica, no se abre, no se relaciona, no crea relaciones estables y profundas, no sabe hacer amistades verdaderas.
Sin confianza, no hay relaciones humanas.
La desconfianza es falta de fe en sí, en los otros y en nuestras creencias.

Si no te quieres enfermar…
No vivas siempre triste.

El buen humor, la risa, el reposo, la alegría, recuperan la salud y traen larga vida.
La persona alegre tiene el don de alegrar el ambiente donde vive.
“El buen humor nos salva de las manos del doctor”.
La alegría es salud y terapia.

Sé feliz, sonríe, ama y disfruta de la naturaleza, del sol, de la lluvia, del viento, de la luz de las estrellas y de la luna; en una palabra, vive…

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

San Roque y su perro. Terapias para Nuestros Mayores.

 

Mascotas.
Mascotas.

PERROS ABANDONADOS AYUDARAN A LOS MAYORES DE LAS RESIDENCIAS DE ZARAGOZA

Experiencia muy interesante que el Ayuntamiento de Zaragoza en colaboración con esta sociedad lleva a efecto en la Residencia Amparo y que a continuación podéis leer .

Mascoteros

Hoy comienza en la residencia municipal Casa Amparo de Zaragoza, un programa de ayuda a la asistencia con perros adoptados dirigido a personas mayores, un programa que quiere aprovechar los beneficios que se obtienen al trabajar con perros en terapias para personas mayores.

El alcalde Alberto Belloch, junto a la consejera municipal de Acción Social, Servicios Públicos y Juventud, Carmen Dueso, han presentado el programa que se llevará a cabo en esta residencia.

Alberto Belloch ha declarado “hemos logrado firmar un convenio con todas las instituciones (Gobierno de Aragón, Ayuntamiento, Diputación Provincial de Zaragoza y Obra Social de Caja Inmaculada) y todas las asociaciones protectoras de animales que hay en Zaragoza para colaborar conjuntamente en dos programas”.

En primer lugar, el proyecto asistencial para personas mayores ya que “está comprobado que después del trato con los perros” los mayores “mejoran notablemente en sus problemas”; y en segundo “terapias con chicos jóvenes en riesgo de exclusión”.

Durante este primer año, se beneficiarán del programa unos 190 ancianos y 150 menores, ya que el programa que comienza hoy jueves en la residencia Casa Amparo se extenderá a otros centros de Zaragoza.

Por su parte, la técnico municipal Manuela García, ha indicado que este programa se inció en periodo de prueba” hace “un mes y medio” y que es un ejemplo de “la solidaridad llevada al máximo”, ya que se trata de ayudar a personas mayores y a su vez de “concienciar a la sociedad” sobre el abandono y maltrato animal.

Los perros, unos diez o doce, “vienen tres días a la semana y están una hora y media con ellos”.

“Son perros muy dóciles, que están entrenados para estar aquí con mayores”, y son animales “que han sido rescatados del abandono y del maltrato, todos tienen una historia muy particular”.

Con la ayuda de estos animales, se intenta colaborar en la mejora del estado físico, emocional, cognitivo y social de los mayores, en un programa puesto en marcha gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Zaragoza, Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Zaragoza, Obra Social CAI, Fundación Altarriba y Mars España, y a las asociaciones protectoras, Zarapeludos Protección Animal, Zarpa, Galgo-Leku, Asociación para la Defensa y Prevención de la Crueldad contra los Animales (ADPCA), Asociación 4 Gatos y Tú, y Gatiuscan.

La ayuda asistencial con animales, consiste en una terapia en donde se pretende conseguir la mejoría del funcionamiento social, emocional, físico y cognitivo de los mayores mediante actividades que pueden desarrollarse de manera individual o colectiva.

Todas estas asistencias están dirigidas y coordinadas por los terapeutas del centro, con el objetivo de que se consiga extender la propuesta a más centros de mayores de Zaragoza.

Paralelamente, se creará un proyecto para menores con problemas de adaptación social que acompañarán a los mayores en los talleres, haciéndose cargo del cuidado y vigilancia de los perros que se les asignen en cada sesión.

San Roque 16 de Agosto.

No existe acuerdo entre los historiadores a la hora de señalar el año de nacimiento de San Roque. Según la tradición nació en Montpellier (Francia) hacia el año 1295, mientras que otras versiones lo trasladan al siglo XIV, entre los años 1348 y 1350.

Fue un peregrino que se desplazó a . Roma. Recorrió Italia y se dedicó a curar a todos los infectados de la Peste.

Su devoción se extendió muy rápidamente a partir del siglo XV. Desde Venecia se extendió el culto hacia el mundo germánico y a los Países Bajos. En 1477, con ocasión de una epidemia de peste, se fundó en Venecia una cofradía que bajo su nombre, se dedicó al hospedaje de enfermos de peste y que fue conocida como Confraternità o Scuole di San Rocco. Dicha agrupación fomentó la devoción al santo construyendo capillas y más centros de acogida por toda Italia.

Una de las iglesias más conocidas que están dedicadas a este santo está en París, muy cerca del Museo del Louvre; la hizo edificar Luis XIV en 1653. Toda Europa e incluso América Latina están sembradas de templos que le fueron dedicados.

Su onomástica es el 16 de agosto. Santo protector ante la peste y toda clase de epidemias, su intervención era solicitada por los habitantes de muchos pueblos y, ante la desaparición de las mismas reconocían la intervención del santo, por lo que se le nombraba santo patrón de la localidad. Es además protector de peregrinos, enfermeros, cirujanos o cánidos, entre otros.

Aparece representado en las artes plásticas vestido de peregrino con bordón, sombrero y capa, herido en una pierna, siendo la más habitual la izquierda, y acompañado de un perro llamado Melampo o un ángel, aunque a veces son representados ambos.

Existen numerosas reliquias de este santo. En enero de 2007 la Vicaria de Roma concedió una de primera clase y que puede encuadrarse dentro de la tipología de las ex osibus a la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de Alhaurín el Grande Málaga, la cual es procesionada cada Viernes Santo junto a otra de Santo Domingo de Guzmán en un relicario doble situado en el frontal del trono de María Santísima del Mayor Dolor. Dicha concesión se debió a los profundos lazos históricos y devocionales que unen a esta corporación nazarena y al pueblo en el que radica con el culto al mártir, que hasta el siglo XIX poseía ermita situada en el camino de Antequera de esta localidad, así como una imagen que fue trasladada a la capilla de San Sebastián, sede de la Hermandad, y que posteriormente resultó destruida durante el trascurso de la Guerra Civil Española.

También es Patrón de innumerables pueblos y ciudades de España. Es difícil no encontrar, en muchas iglesia, una imagen de San Roque y su perro y tenemos cantidad de “dichos” y coplas alrededor de este Santo.

El perro de San Roque no tiene rabo
porque Ramón Ramírez se lo ha cortado.
El perro de Ramón Ramírez no tiene rabo
porque se lo han robado.
¿Quién le ha robado el rabo al perro
de San Roque?.
¿Ramón Ramírez ha robado el rabo
del perro de San Roque?.

Camprovin.
Camprovin.

El pueblo de Abuelagapita, Camprovín, la Virgen y San Roque son las fiestas más populares de  dicha localidad.

San Roque de Francisco de Ribalta (1625)
San Roque de Francisco de Ribalta (1625)

 

Realidades de la vida, hablando con nuestros vecinos.

Sonríe, esto no hay nadie que lo pueda cambiar.
Sonríe, esto no hay nadie que lo pueda cambiar.

Si alguien refleja la realidad de la vida, y de Nuestros Mayores, es nuestro buen bloguero Enrique Étarrago en este articulo, que trata de las cosas cotidianas que nos podemos encontrar en nuestras calles, conversando con nuestros amigos más queridos, y lo más importante de todo es que esta situación, tardará mucho tiempo en cambiar. El mileurista, el prejubilado, el divorciado que siente la soledad en su alma e intenta encontrar compañía y la penuria de los jubilados. Enrique ¡una gran realidad actual. Te felicito por tus pensamientos tan claramente escritos. Abuelagapita.